jueves, 17 de febrero de 2011

Borrachos sensatos

Se dice que los borrachos y los niños siempre dicen la verdad. A día de hoy, puedo dar fe que esto es así.

Caminaba por el paseo Pereda, Santander. A lo lejos vi a la típica persona tambalearse. Una buena cuerna.. Al acercarme vi que se trataba de una mujer. Ese tipo de borrachos que hablan todo el rato solos, como recitando poemas, hablando a un amigo imaginario, relatando incoherencias.

Cuando estaba a punto de pasar por su lado, se giró, dio dos pasos hacia mí, me miró a los ojos con una serenidad pasmosa, y cuando (yo) estaba a punto de morirme de miedo, dijo, todo lo alto que pudo:

- Estar fuera de casa es una mierda. ¡Te hace confundir sensaciones!

Y fue justo entonces cuando empecé a temblar.


.

1 comentario:

::: dijo...

Esas cosas hacen que te de un escalofrío por todo el cuerpo y que te dure hasta llegar a casa...