sábado, 19 de diciembre de 2009

Añoranza

De todas aquellas manos, la suya era la única que me transmitía la vida.

1 comentario:

thomasenaalicea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.