viernes, 27 de noviembre de 2009

Té de la amistad

Pon agua a hervir. Calienta tu tetera favorita. Agrega dos cucharadas de té, una para ti y una para mí. Vierte agua hirviendo y mientras reposa podemos hablar.

Hablaremos de todo. Hablaremos de nada. Cualquier cosa que me quieras decir, yo te escucharé. Cuéntame tus secretos, tus preocupaciones, tus alegrías, tus pensamientos más profundos y tus fantasías más locas. Cuéntame un chisme jugoso. O tus teorías sobre cómo hacer del mundo un lugar mejor. Compartiremos una nueva receta o un viejo recuerdo. Una idea brillante o una ridícula. Cualquier cosa. Estaré triste si tú estás triste, feliz si tú estás feliz. Reiré o lloraré contigo. Reiré contigo hasta que me duela la mandíbula. Agóbiame. Ilumíname. Espero que nuestra conversación dure el resto de nuestras vidas.


Revuelve y sirve. Comparte.



GRACIAS. Echaba de menos los regalos inesperados.

4 comentarios:

Malu dijo...

Y yo eschaba de menos a Vieju en tus fotos... Tengo ganas de verle. Descansa.

Malu dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Blog de Nhora dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
jpmugo dijo...

Una buena taza de té en invierno sirve para muchas cosas además de calentarte las manos, contigo, seguro que una buena conversación
Chao!